Saturday, November 17, 2007

Pasajera de mil viajes

[y ninguno sin retorno]

Es difícil hacer una crónica de la vida acelerada de una joven pues pasan tantas cosas que mucha gente puede recordar, pero que yo particularmente voy olvidando [a veces por la falta de consciencia que produce el alcohol] Dado ese caso, es imposible anotar todo lo que ocurre...incluso en una sola noche.

Nunca había escuchado a nadie decir "Es que vive demasiado" haciendo alusión a lo que puedo hacer. No recuerdo exactamente si es la primera vez que me emborracho en un bar del centro, pero lo que nunca me había ocurrido era quedar literalmente tirada al lado de un poste frente a la Plaza San Martín.

Lo más gracioso de todo esto es que esas anécdotas quedan, por más desagradables que puedan parecer, pues es cierto que si esta vida de mierda se vive de otra forma el tiempo estaría dado por perdido. Por eso me siento muchas veces como un topo e intento solamente creer en las casualidades, en salir de casa dirigiéndome a algún sitio y que perseguir un globo de helio me lleve a cualquier otro lado, vivir bromeando con desconocidos, sentarte en una banca a descansar de un terrible dolor de cabeza y que algún transeúnte muy viejito se siente a tu lado y te hable de él, o que algún señor quiera venderte a su hijo como el mejor prospecto.

Todas las pequeñeces que tomo del día las interpreto a mi manera para no caer en la rutina, para divertirme y en el mejor de los casos, no pensar en la realidad tal y como la concibe todo el mundo. La vida es bonita per se, y lo digo yo que soy por antonomasia la más trágica que existe.

Sin embargo, estos días se hacen pesados y no comprendo bien los motivos...creo que es siempre ese desánimo que se presenta antes de acabar el año, por estar cansado de arañar tanto cada día para sentirse bien...al final dormir siempre es el mejor remedio para cualquier dolencia.

Quiero dormir y que nada me quite el sueño, quiero dejar el trabajo por un tiempo para irme a caminar por ahi, viajar en un micro mucho rato sentada al costado de la ventana, ser Drag Queen o cantante de cabaret por un día, correr por las calles fastidiando a la gente y comer un helado antes de volver a casa.

3 comments:

Raulín Raulón... said...

Felizmente he vuelto a tu blog para volver a saber de tu vida.

Supongo que hay un momento en el que quiero dejar de pensar cada decisión, planear la semana y estar sin horarios... tal vez sea el cansancio de Noviembre que vino de todas maneras, engañándome con algo de felicidad.

Aún así, creo que no podría, sólo descansar la marcha me sentaría...

borja said...

y yo quisera hacer todo eso contigo jose, como antes, como siempre

Sandra Texeira said...

Linda, tu vida siempre será exagerada y dulcemente arrechantiiiiiiiiii