Tuesday, April 28, 2009

El chupacables electro-cute

Voy a sacarle la lengua al tiempo y le diré que ya no me simpatiza, también comenzaré a pensar que hasta lo más bonito nos puede llegar a aburrir, que los dulces antes tenían más sabor a felicidad y que, como ya no existe el chocomac, no hay nada que me ponga más contenta que dejar de hablar.

Voy a abrir los ojos hasta que salten y den desaforados giros sobre la mesa, dejaré bailar a mis dedos sobre los cristales, dejaré mi aliento sobre las lunas mientras observo al cuarto menguante saltar sobre las ramas oscuras de los arbustos que decoran la avenida.

Y mis yemas se irán deslizando entre el vapor para escribir palabras sin sentido, para jugar michi de a uno y terminar perdiendo, por esa característica torpeza que sabotea cualquier intento de lucidez.

Tendré que acostarme temprano para olvidarme del mundo durante más horas o bailar toda la noche para mover al viento a mi antojo, para dar pasos que no me lleven a ninguna parte y que el círculo vicioso, sea más parecido a un tango solitario y sin final.

Thursday, April 23, 2009

Psicosomática y la nube gris

Ya era hora de desempolvar este pequeño espacio de catarsis, esta adolescente hoja llena de acné sentimental...han pasado tantas cosas desde la última vez que escribí acá que no sé por dónde comenzar. Bueno, conseguí un empleo al fin, un trabajo que me gustaba porque el tema es lo máximo, tiene que ver con mi carrera y me dedicaba a investigar...tenía la vida resuelta al menos por unos meses. Comencé en la quincena de marzo, tenía planeado un viaje con mi copiloto a Puno pero perdimos los pasajes porque no me dieron permiso en la chamba, luego dejé de ir a mis clases de diseño en el instituto porque no me daba tiempo, y bueno, en ningún sitio te devuelven el dinero por no poder asistir...

Estuve trabajando hasta antes de semana santa, yendo de lunes a sábado, desde las 9 de la mañana y sin hora de salida, o sea después de las 19 horas.
Llegó la primera semana de abril, estaba emocionada esperando que llegue mi pago, con algunos líos propios de todos los estamentos públicos. Al final terminé yéndome porque mi contrato no estaba en regla y porque no estuve dispuesta a aguantar que mi jefe me grite. Le dije que cuando esté todo en orden, me busque.

Y así fue...la cuestión es que, al parecer, aún no me dan respuesta y ni siquiera me pagan marzo, tanto stress me ha provocado una serie de enfermedades psicosomáticas que pensé que no me volverían a ocurrir, pero esta vez no vomité como loca, ni tuve cólico, ni gastritis, ni fiebres de 40, lo que me pasó fue que comencé a quedarme ciega y de tanta preocupación fui hoy al oftalmólogo y me dijo "señorita, usted no necesita lentes, lo que necesita es calmarse, su medida es mínima y esas jaquecas son de pura preocupación, si se relaja verá que no tiene nada malo en los ojos"
Mi nubecita y yo partimos a casa con ganas de que ella se disuelva debajo de mis suelas, a ver si de una vez por todas puedo quitarme ese maldito stress y sentirme renovada.

Sunday, April 12, 2009