Thursday, January 01, 2009

Los deseos de año nuevo

[El año nuevo, como fiesta, me da igual, suele ser un pretexto para divertirse, su significado en si es otro que valoro un poco más...es así, no soy muy efusiva con las celebraciones]

No sé bien cómo empezar a contar lo que significó este año - bueno, el que pasó - para mi. Usualmente, tiendo a no proyectarme nunca con las cosas, a vivir lo que me da el día, lo que encuentro y con lo que improviso un supuesto "final feliz". El 2008 terminó y no logré la única cosa que tenía en mente: acabar la universidad. Hubo problemas terribles en San Marcos, el by pass del mal, los muros rotos, escenas deprimentes que literalmente me hicieron llorar...el ciclo universitario supuestamente acaba el 15 de enero del 2009 y espero que sea favorable en todo sentido.

Luego, hay otras tantas cosas que se planean ya en el transcurso del año, intervenciones, chambas y proyectos, que a veces salen como uno quiere y otras veces, pues no. También hay otras que salen espontáneamente. Tuve un verano extraño, a veces divertido y a veces irritante, pero tuvo un final preciso y memorable, que comenzó con llovizna y arcoiris los últimos días de febrero.

Después de eso mi vida transcurre como un río, calmo eventualmente pero también caudaloso y raudo, cristalino siempre. Fuera de eso, mi modus vivendi tuvo algunos cambios que mis amigos comprenderán mejor que nadie.

Tengo tantas cosas en la cabeza para el 2009, a diferencia de otros años, que no sé si logre en su totalidad, ya que pienso que el tiempo queda muy corto para poder cumplir con todos mis planes. Aunque lo único que quiero en este momento es acabar la universidad y conseguir un trabajo o inventármelo si es posible.

Hay tareas que no he acabado y debí entregar el 2008, trabajos que no termino, promesas que no cumplí, dietas que nunca hice, proyectos que no empecé, regalos que no hice o no compré, libros que no leí, pasos de bile que no ensayé, canciones que no me aprendí y por tanto no canté. Lo que queda pendiente entonces para el 2009.

Y otras cosas lindas que el 2008 me hicieron - y me hacen - feliz, como volar en aviones de papel, viajar con mi copiloto, cantar junto a él y todo, todo, con él.

El 2009 empieza y le debo un regalo a mi amigo Alfredo Vanini, prometí llegar temprano al trabajo, prometí buscar uno mejor - y muero de ganas porque así sea - también debo acabar la tesis, buscar alguna buena maestría, seguir con el diseño, acabar el brutánico y retomar la alianza, manejar bien el negocio de yankenpos y viajar mucho, entre otras cosas.

En este preciso momento me siento emocionada porque escuché el primer ladrido de Verdura - la rubia más bonita del mundo - a sus 10 meses. Lindo regalo del año nuevo.

3 comments:

Octavio M said...

Hace tiempo que no pasaba por acá. En realidad me he alejado un poco -bastante- del mundo de los blogs.
Espero que sea un año de lo mejor para tí, querida Jose.

Michael said...

jiménez... buen apellido... excelente

Sandra Texeira said...

y te olvidaste del libro?
que tb fue algo muy bueno
un beso y feliz año del buey