Saturday, April 10, 2010

Abriles



En estos días, las mañanas han sido soleadas y las noches tienen un viento fresco con el que quisiera irme de vez en cuando. En abril todo es posible, como dice Elisa, por eso en un solo día pueden ocurrir cosas completamente opuestas.
Hace poco pasé accidentalmente por Plaza San Miguel - que realmente está bastante cerca de mi casa, pero no me gusta - y entré a Casa & Ideas como buscando algo que hasta entonces, no sabía. Caminé y caminé y pensé en buscar libretas, sin rayas ni cuadrados, sólo de hojas blancas.
Las hojas blancas siempre son un vacío que me gusta atacar, son un camino amplio hacia algo desconocido. Con frecuencia me salgo de la raya cuando pinto y, por otro lado, los cuadritos en los cuadernos son mi encuentro más tierno con la claustrofobia. Por eso esta vez preferí hojas blancas.
Estuve colgada entre líneas horizontales y verticales, todas ordenadas, ninguna triple raya ni pentagramada, finalmente llegué a una tapa con muchas de mis cosas favoritas: sellos, estampillas, líneas curvas, edificios chuecos, ventanas torcidas, aviones, arcos de medio punto, toldos, flores, ideogramas, una mesa redonda con dos sillas, mucho lila y letra corrida.
Rápidamente la compré... Por fin encontré el lugar perfecto para comenzar a exprimirle la belleza a estas últimas tardes naranjas.

1 comment:

María de la Cruz Díaz said...

Las hojas blancas siempre son un vacío que me gusta atacar, son un camino amplio hacia algo desconocido. Con frecuencia me salgo de la raya cuando pinto y, por otro lado, los cuadritos en los cuadernos son mi encuentro más tierno con la claustrofobia. Por eso esta vez preferí hojas blancas.

Permíteme tomar tus letras y dejarme inspirar por ellas para agazajarte como merece una luchara como tú.

Maricruz