Friday, April 02, 2010

Otra vez Abril


Hace meses respiro tranquilidad y calma. Hace casi tres. Era verano y decidí estar sola para ver si mi condición mejoraba, y mejoró. Sin embargo, hasta hoy me pregunto si fue la mejor decisión aislarme para lograrlo... Es fácil pensar que de repente te vuelves más paciente y tolerante cuando, simplemente, dejas de tener tratos muy cercanos con otras personas.
Ya casi no reniego y eso me sorprende. Me sorprende estar tranquila y haber dejado el café. Me preocupa dormir como una persona normal, me preocupa además no tener trabajo fijo aún pero ya no me altera como antes.
Enero y febrero fueron buenos meses, volví a ver a mis amigos, a departir en las cantinas y a caerme de la risa. Volví a actuar y a recitar, empecé a dibujar, volví a tocar violín y a bailar desaforadamente, como siempre.
En marzo ordené mi cuarto, limpié mi escritorio - que tenía más de un año de comprado y jamás le había sacado nada - y todo cambió. He tenido a mi agenda reventando en marzo, con salidas, talleres y cachuelos. El apurado ritmo de vida se acabó el último fin de semana. El lunes me enfermé y así llegó abril.
Otra vez Abril. Abril es uno de los nombres más bellos que puede existir, incluso para el tiempo que a veces es cruel. Es abril y es otoño también. Abril tiene un viento con el que me gusta jugar, hojas de color cansino que me gusta pisar y escuchar, tiene los días soleados más cortos y las noches llenas de pecas brillantes, tiene también recuerdos lindos con olor a pan caliente.
Aún no pienso cómo será este nuevo Abril y este nuevo otoño en el que estaré más cerca de los 30 que de los 20. Por lo pronto ha empezado bien, con Family y Sylvain Piron, poemas, fotos y videos, leche de soya y una inquietante dosis de tranquilidad.

4 comments:

Una tal sandra said...

muy bueno Jose, este Abril tiene un aire sosegado y hasta plácido me está pasando lo mismo con esta temporada :D

Gamero said...

a laaa... el tema de fondo realmente me llevo a momentos inolviables... con viento en otoñó y té en casa de la abuela.

( ...tambien a mis tías...no lo tomes a mal.)

Salutes.

Sandra Texeira said...

leerte me ha dado esperanza de que abril no sea el mes más cruel, como dice el poema, en realidad me he pasado este último mes igual que tú pero con diferentes e inciertos resultados, sea lo que abril es una promesa e iremos "a por ella"

Elisa said...

Jose! te leí como hace tiempo no te leía... me enamoré de abril (y eso que recién empieza) ya veremos que trae!

últimamente ando media "para adentro" a ver si me doy vuelta (como las medias de colores) y reparezco.

besos, besos

somos el miércoles!!