Sunday, January 03, 2010

Las casualidades son los mejores regalos

Esta Navidá ha sido distinta a las demás, porque ha sido la primera - después de 10 años - en la que no pude comprar regalos por falta de liquidez. Por ello sólo pude hacer algunos obsequios, los preparé a mano, estuve cortando, cosiendo, pegando y demás maromas que exigen las manualidades, pero creo que quedaron bien


Además, pude hacerme un par de regalos que hace mucho esperé: Un muñeco ruso - es como la matrioshka pero no sé cuál es exactamente su nombre - que encontré es un bazar suelo cerca de la avenida Abancay, en el centro de Lima. De hecho, el muñeco no estaba completo, pero como me encantan los juguetes lo compré, y como lo vi tan bonito se lo regalé a mi novio.


En el mismo bazar suelo encontré un pianito de madera, igual a uno que tenía de niña, la única diferencia es el color. Estos pianos ya no se producen, ahora los niños modernos juegan con armatostes de plástico horrible y chillón. El piano me lo regalaron hace 22 años y no duró ni medio porque mi hermano lo rompió. Casi lloro al darme cuenta que el sonido de sus teclas no había cambiado nada.



Los lentes que están ahí debajo, los compré por facebook. En agosto del año pasado estuve en Buenos Aires, me hospedé en San Telmo y enloquecí comprando cosas por allá, por eso el último día estuve de indigente durmiendo en el aeropuerto. El punto es que, cuando ya no tenía dinero, vi unos lentes en forma de corazón y con brillos rojos, muy parecidos a estos. Cuando volví a verlos, no dude en comprarlos.

Finalmente, recibí dos sorpresas. No suelo esperar regalos de los demás, pero mi hermano me sorprendió a media noche con un paquete debajo del árbol


No sé qué tanto me conoce mi hermano menor, pero este libro me encantó. Las ilustraciones son fenomenales, la edición es buenísima y los textos son metáforas lúdicas, dulces y emotivas.
Otro libro que recibí fue el Otoño de la edad media de Johan Huizinga. Es una joya historiográfica para comprender mejor el pensamiento y la forma de vida durante los siglos XIV y XV. Tuve una fotocopia que me robaron hace un par de años, pero ahora tengo el original.

Probablemente sea diciembre uno de los meses más trágicos para todos y definitivamente esas zanjas no se parchan con obsequios, pero es lindo saber que puedes darle a quienes más quieres cosas cargadas de harto valor sentimental.

3 comments:

Griselda García said...

Muy bello post!

Hapi said...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Gamero said...

Hola... JoseFina
El pianito esta mostro¡¡¡¡...

Oye loca...

el soundtrack de tu blog realmente me sacó de cuadro...

ajajajjajaa

La chica tartamuda... jajajajaja

locaaaaaaaaaa¡¡¡¡

Saludos.

:)