Wednesday, November 29, 2006

Yo amo a Pedrito Ortiz [todo por culpa de Joaquín]

Bueno, este tema quedó pendiente...hace una semana - o tal vez un poco más - estuve esperando a mis parientes en un museo y como suelen demorar, me fui a ver libros (no tenia planeado comprar porque tenía muy poco dinero) y hubieron muchas cosas que me gustaron y que buscaba desde hace mucho (por ejemplo, "Bajo las ruedas" de Hesse o las historietas de Asterix y Obelix).
Al final vi un librito morado con una luna amarilla, que sumado al título - "Poemas de un joven" - formaban un conjunto gracioso, pero lo que me animó a llevarlo fue la introducción de Ernesto Cardenal. ¿Cuánto costo? regateando, 4 lucas.
Me puse a leerlo mientras esperaba, y me encantó...más que el fucking "Don Juan Tenorio" (que por el contexto: el cementerio, pensé que se trataria de "El burlador de Sevilla y el convidado de piedra"), en fin...

Cuando llegué a casa, quise bajar música de SErrat (ya que uno de sus temas "Hoy puede ser un gran día" - del disco "En tránsito" - es parte del soundtrack de "Cosas que hacen que la vida valga la pena") y salieron varias canciones disponibles, una de ellas decía: Epitafio a JO, pensé automáticamente en JOaquín Sabina y bajé la canción...cuando la oí era "Epitafio para Joaquín Pasos", texto de Ernesto Cardenal.

Joaquín dos veces en un día ¿no es raro? Ahora comienzo a creer en las casualidades...

Este es Pedrito Ortiz [texto de Joaquín Pasos]

Pedrito Ortiz

Pedrito Ortiz prende muchas noches
la lámpara de su cuarto
y escribe poemas.
Y Pedrito Ortiz nunca será hombre.

Abre su ropero y no fuma cuando está ocupado.
Todavía no es doctor.
¡Qué extraño que es él!
¡Y qué extraña tiene la mirada!

Como el siglo 20 es una persona;
Pedrito Ortiz es muy amado por esta persona
pero él ni lo sabe, ni ganaría nada con saberlo.

¡Y qué conversación sostiene al meidodía
con Dios, por teléfono!
Yo creo que Perdrito Prtiz no se da cuenta de lo grande que es Dios.

Cuando yo empecé a escribir este hermoso poema,
no me acordé de ustedes, niñas, señoritas,
y a propósito, hoy, una señora así, así viejonza y
simpaticona
le dijo en la calle: "Jovencito, tenga usted la bondad"
¡Qué extraño que es él!
¿No aman ustedes a Pedrito Ortiz?

Allá, cuando él se baña en el lago
o está en el muelle viendo arrimar el "Victoria"
¿no piensan ustedes en él?
y digo esto porque él vive en una atmósfera de amor sin que
pase mayor cosa
y sin importarle un pito

¡Sería curioso conocer el cepillo de cientes de Pedrito Ortiz!
¿verdad?
y sus poemas son dedicados a un grillo hembra que vive
debajo del lavatorio.

¡Qué extraño que me parece él!
¿no piensan ustedes en él?
¿es preciso acordarse de que sin ser su pariente, Dios lo
llama por teléfono todas las mañanas y sostiene largas
conversaciones con él?

¿No aman ustedes a Pedrito Ortiz?
Vamos, niñas

2 comments:

Jorge Elías Priani said...

Creo que todas las cosas buenas que nos suceden vienen de pronto, sin previo aviso, fatales. Así me sucedió hace tiempo con algunos poemas de Joaquín Pasos. Ahora, se me ha ocurrido el disparate de investigar sobre él, seriamente, y me he puesto a buscar en internet. Soy mexicano, y mi tarea parece imposible. Es la primera vez que entro a un blog, y me ha sorprendido este testimonio tan fresco y vivo sobre la lectura de Poemas de un joven. Pero tengo muchas dudas. Aquí ese libro no se ha publicado en 22 años, y me es cai imposible conseguirlo. Estudio Letras Hispánicas y me urge hacer contacto con algún lector de Pasos, pues me siento como un náufrago solo en esta isla de la literatura.

Pepefina said...

entonces me dejas tu correo, y conversamos algo :)